¿Qué es el mobbing laboral? Tipos y prevención

Un estudio de la Asociación contra el Acoso Psicológico y Moral en el Trabajo establece que el 15% de los trabajadores españoles han sufrido acoso en el trabajo. Desafortunadamente, esta cifra se ha incrementado a lo largo de los últimos años. En este escenario es especialmente importante hacer visible el acoso laboral, sensibilizando a las organizaciones para ayudar a prevenirlo.

En este post te contamos qué es el acoso laboral, también llamado mobbing, su tipología, fases y cómo desde Stimulus ayudamos a las empresas a prevenirlo.

¿Qué es el mobbing en el trabajo?

El acoso laboral, también conocido como mobbing, acoso psicológico o psicoterror laboral, se define como la acción, incidente o comportamiento que implica un abuso, amenaza, ataque, perjuicio o degradación entre dos personas que mantienen una relación laboral. Esta forma de abuso se considera un acto punible si se realiza de forma continuada y frecuente, bajo la complicidad de otros compañeros.

En este conflicto, que se produce vinculado a la actividad laboral, la persona acosadora ejerce un abuso de poder, mediante el ejercicio de violencia verbal y/o psicológica, que puede afectar tanto a la integridad física como psicológica del trabajador que recibe los abusos, poniendo en peligro la seguridad, la salud física y mental y el bienestar de la persona que recibe los abusos.

Síntomas del mobbing laboral

Grados de acoso laboral

Independientemente de la intención del agresor, cualquier acción injustificada que suponga un abuso de poder entre dos o más personas debe ser tomada en consideración por la empresa y no entenderse como un hecho puntual y concreto. Aunque la reacción y el afrontamiento de cada persona varía, el acoso laboral supone un proceso que, con el tiempo, va afectando a la salud física y psicológica de la víctima, hasta el punto de no ser capaz de enfrentarse a la situación que está viviendo.

La duración, intensidad y frecuencia con que aparecen estas acciones, determina el grado de acoso laboral. Así, teniendo en cuenta estos tres parámetros, se distinguen tres grados.

En el acoso laboral de primer grado, la persona que recibe los abusos suele, bien ignorar los ataques o enfrentarse al agresor. Aunque en este momento la víctima se mantiene en su puesto de trabajo, es habitual que se sienta confuso ante la situación y que experimente ansiedad e irritabilidad.

Si el acoso laboral no cesa, puede aparecer el acoso laboral de segundo grado, donde la víctima muestra dificultad por hacer frente a los ataques y humillaciones de su agresor. En este punto, pueden aparecer problemas relacionados con la salud física, como el aumento de la presión sanguínea, los problemas gastrointestinales, además de dificultades de concentración, abuso de sustancias y sintomatología depresiva.

La evolución de esta situación en el tiempo da lugar al mobbing laboral de tercer grado, en el cual la víctima presenta consecuencias graves para su salud mental, entre las cuales destaca la depresión severa, los ataques de pánico e incluso intentos de suicidio. En este momento, los daños psicológicos ocasionados en la víctima requieren de un tratamiento psicológico especializado.

Tipos de mobbing en el trabajo

Tipos de mobbing en el trabajo

Dependiendo del nivel jerárquico de las personas implicadas, así como en función de la intención del agresor, el mobbing laboral se puede clasificar de dos formas.

Según el nivel jerárquico:

El mobbing horizontal suele darse entre compañeros de trabajo que comparten un mismo nivel jerárquico. Si bien es cierto que, de manera general, uno de los implicados suele tener un mayor poder en la empresa.

Por su parte, el acoso laboral vertical, puede ser tanto a nivel ascendente como descendente. El mobbing ascendente, menos frecuente, ocurre cuando un trabajador de nivel jerárquico superior se ve acosado por sus colaboradores. El mobbing descendente o bossing, que suele ser la forma de acoso más habitual en las organizaciones, ocurre cuando los empleados de niveles inferiores reciben violencia verbal y psicológica por parte de los empleados con un rango jerárquico superior.

Diferencia entre mobbing y discriminación laboral

Según la intencionalidad también se puede hacer algún tipo de clasificación, aunque esta no supone ningún eximente a nivel jurídico y es difícilmente demostrable.

Cuando la intención de la persona que ejerce el acoso es que el trabajador cese su puesto de forma voluntaria, se habla del mobbing estratégico. Mientras que el acoso de dirección o gestión es llevado a cabo por la propia organización, quien hace uso de amenazas de despido, en caso de no cumplir los objetivos marcados.

Por otro lado, se habla de mobbing perverso cuando no se persigue ningún objetivo laboral concreto, sino que el acosador intenta manipular y destruir psicológicamente a la víctima. Este tipo de acoso, que de manera general se realiza mediante humillaciones y aislamiento entre compañeros del mismo rango jerárquico, es probablemente el que más secuelas deja en la víctima. Este tipo de abuso es el más difícil de impedir, a menos que el acosador sea trasladado o reeducado.

Por último, el mobbing disciplinario tiene como objetivo coaccionar tanto a la víctima, como a la plantilla, haciéndoles ver las consecuencias de no actuar de una determinada manera. Como resultado, se crea un clima de miedo y sometimiento.

Qué es el mobbing en el trabajo

Síntomas del mobbing laboral

Las personas sometidas a mobbing laboral continuado en el tiempo, con frecuencia presentan un cuadro clínico clasificado como estrés postraumático o trastornos de ansiedad generalizada. Aunque hay una gran variabilidad entre las personas, algunos de los síntomas del acoso laboral son:

  • Baja autoestima
  • Bajo estado de ánimo y depresión
  • Apatía y falta de iniciativa
  • Falta de confianza, seguridad y decisión en el trabajo
  • Rechazo de las relaciones sociales
  • Insomnio y problemas para dormir
  • Estrés crónico

Diferencia entre mobbing y discriminación laboral

Se puede distinguir el mobbing de la discriminación laboral por las causas y los objetivos que persiguen. Mientras que la discriminación laboral se sustenta en un trato diferencial a un empleado por sus diferencias físicas o culturales, sin tener nada que ver con el desempeño en la organización, el mobbing no se cimienta en estas diferencias y, por tanto, cualquier persona es susceptible de convertirse en víctima.

Grados de acoso laboral

Fases del mobbing laboral

El mobbing laboral se desarrolla según cuatro fases: fase de conflicto, de acoso laboral, de intervención desde la empresa, y fase de marginación de la vida laboral.

En la etapa de conflicto del mobbing laboral aparecen desavenencias interpersonales por la presencia de personas o grupos de personas con intereses y/o objetivos divergentes. Es importante prevenir y poner fin a estos problemas lo antes posible para evitar que, con el tiempo, se convierta en una situación de más grave.

En la fase de acoso laboral, el acosador inicia una estrategia en contra de la víctima. En este momento, la víctima suele considerar esta situación normal dentro del ámbito laboral, llegando incluso a negar la situación y mostrándose pasiva ante la misma.

Durante la etapa de intervención de la empresa en el mobbing laboral, el conflicto trasciende y se pone en conocimiento de la dirección de la empresa. En esta fase, es importante que la organización ponga solución a los problemas ocasionados, realizando una investigación exhaustiva de lo que está sucediendo.

Por último, si no hemos intervenido a tiempo y la situación se ha agravado, el acoso da lugar a la fase de aislamiento, en la cual se producen bajas y abandonos del puesto de trabajo por parte de la víctima.

Fases del mobbing laboral

¿Cómo prevenir el mobbing o acoso laboral?

Las consecuencias del acoso laboral son devastadoras tanto para la persona afectada, como para la organización. Asimismo, los costes asociados al impacto humano y a nivel productivo son muy elevados.

Por este motivo, es importante llevar a cabo acciones preventivas enfocadas a evitar la aparición de los conflictos que puedan surgir entre los trabajadores. La implantación de un código de ética y conducta, documentos orientados a la no discriminación, como un plan de igualdad, y una adecuada organización del trabajo, son algunas de las medidas que ayudan a impedir el desarrollo de conductas hostiles y, potencialmente violentas.

En Stimulus contamos con expertos que pueden ayudarte en el asesoramiento, investigación y adopción de medidas para la prevención e intervención del acoso laboral.

Si después de este artículo deseas ampliar información, no dudes en contactar con nuestro equipo de consultoría de salud psicosocial para empresas.

Deja un comentario

Últimas noticias

Descubre el mundo laboral

LOGO-STIMULUS-CARE-SERVICES-JAUNE-ET-BLANC

Plan Editorial Well-Being

Rompiendo tabúes de la salud mental en tu organización

El propósito es sensibilizar a tus empleados a lo largo del año, con contenidos vinculados a días relevantes para la salud mental y el Bienestar Emocional.

¿Desea descargar nuestro folleto: Salud psicológica en el trabajo a nivel internacional?