Si no quiero montar una empresa y forrarme, ¿soy un cobarde?

Asalariados o emprendedores, ¿quiénes son realmente mejores en lo suyo?

Ingredientes: una cucharada de osadía, un pellizco de espíritu aventurero, la medida de un vaso de una buena idea y varios litros de ganas de hacerse rico.

Elaboración: mezclar todo en un garaje o un trastero, poner a hornear y esperar a que el garaje se convierta en un edificio de oficinas y la mezcla en una compañía de éxito internacional.

Leer más

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

¿Desea descargar nuestro folleto: Salud psicológica en el trabajo a nivel internacional?