En palabras de Christine Loos, Directora General de Stimulus y Psya en España:

Poner el foco en las emociones y en el bienestar de los equipos, debe ser un objetivo de las organizaciones para crear entornos de trabajo saludables

 

El pasado uno de octubre fue la fecha elegida por IFAES para la organización del Congreso Factor Humano 2019. El hotel Hilton Diagonal Mar de Barcelona se convirtió en el lugar seleccionado  para hablar de todos aquellos aspectos relacionados con el bienestar tanto físico como emocional en el lugar de trabajo.

Un año más Stimulus Consultoría participó en este evento en una mesa redonda moderada por Christine Loos, directora general de Stimulus y Psya en España y que bajo el título “Poner el foco en las emociones y en el bienestar integral de los equipos como principal estrategia de éxito empresarial” contó con la participación de  Silvia Richarte, jefe de área de RR.HH de Comsa Corporación, Marc Panadés, responsable de prevención, selección & formación de Magmacultura, Cecilia Coll, responsable de personas con valores de Laboratorios Quintón y Héctor Tolosana, responsable de desarrollo y formación de Udon.

Tras la presentación por parte de Christine Loos, abrió la mesa Marc Panadés de Magmacultura  que señaló que el primer punto estratégico, cuando se habla de bienestar en el trabajo, “es crear canales adecuados de comunicación entre los empleados y la empresa, lo que nos permitirá disponer de una herramienta que ayude a gestionar las emociones dentro de la organización, poniendo en valor el trabajo realizado”.

Silvia Richarte de Comsa Corporación coincidió también con Mar Panadés al hablar de la importancia de la comunicación, y señalar que, “hay que dar a los empleados información para que sepan para qué trabajan, cuáles son los objetivos de la organización. Hay que hacerles partícipes de todo ello para que estén cómodos, solo así será posible involucrarlos en unas iniciativas que deben ser de todos, no solo de la dirección, sino que deben nacer también desde los propios empleados».

Cecilia Coll de Laboratorios Quintón, fue un paso más allá al asegurar que el objetivo de las organizaciones es, no solo tener  trabajadores felices, sino personas felices, pues “esta es la única forma de conseguir que una organización avance en el bienestar emocional de sus trabajadores”.

Un aspecto en el que todos los asistentes coincidieron es en conocer las necesidades de los empleados para lograr mejorar su bienestar en la empresa. En opinión de Héctor Tolosana de Udon, “hemos apostado de manera decidida por todo lo relacionado con la bienvenida a los nuevos empleados. Nos hemos dado cuenta de que cuando un trabajador entra nuevo en la empresa, debemos darle tiempo para que se adapte a nuestra organización, intentamos adaptarnos a su ritmo para facilitar su entrada en la empresa. De esta forma hemos logrado reducir los niveles de absentismo y las bajas laborales”

Indicadores para medir

En este punto de la mesa, Christine Loos de Stimulus aportó un nuevo elemento a la discusión, y es la dificultad para medir los resultados de todas las iniciativas y políticas relacionadas con el bienestar emocional en el trabajo. “Encontrar indicadores que nos ayuden en este objetivo, va a facilitar que todas las políticas puestas en marcha, no se conviertan en acciones aisladas, sino que exista una continuidad».

Los indicadores, en opinión de Marc Panadés de  Magmacultura, “nos ayudan a valorar los éxitos e incentiven a los empleados a participar en todas las iniciativas puestas en marcha. Sin ellos es imposible medir, y como en tantos otros aspectos, lo que no se mide no existe”.

Un aspecto importante que Héctor Tolosana de Udon señaló durante su intervención en la mesa redonda moderada por Christine Loos de Stimulus, fue la existencia de una alta proporción de millennials en las plantillas de las organizaciones, “forman parte de nuestra organización, y muchos de ellos todavía se están formando por lo que hemos puesto en marcha una serie de ventajas para ellos. Cuando tienen exámenes, trabajan menos horas, y recuperan el tiempo cuando finalizan los estudios”.

En resumen, todos los participantes en la mesa redonda moderada por Christine Loos coincidieron al señalar la necesidad de contar con políticas activas para la gestión de las emociones, no solo en el entorno laboral, sino también en el personal y familiar, que ayuden a crear organizaciones saludables y en el que se minimicen los riesgos psicosociales, lo que sin duda contribuirá a la competitividad y el éxito empresarial.