« EL MAYOR DESAFÍO DEL CAMBIO RADICA EN EL NIVEL EMOCIONAL Y NO RACIONAL »

¿Por qué?

  • Generar aceptación e impulsar los cambios de comportamiento necesarios para que un proyecto tenga éxito.
  • Prevenir el estrés en las reestructuraciones.
  • Apoyar a los equipos sometidos a alta presión.

¿Cómo?

  • Anticipar los efectos del proyecto en cuanto al riesgo psicosocial y la calidad de vida en el trabajo: estudios de impacto humano.
  • Ayudar a los dirigentes a movilizar a los equipos en la dimensión emocional.
  • Fomentar la celebración de talleres sobre la expresión de emociones hostiles y positivas.
  • Identificar y potenciar a los empleados más positivos de cara a los cambios.
  • Apoyar a los equipos que lo necesiten.
  • Desarrollar prácticas de reconocimiento de los esfuerzos de adaptación y de los primeros éxitos.
  • Reforzar las habilidades frente a los cambios : agilidad, resiliencia y creatividad.